Esqui para principiantes

Consejos para esquiadores novatos.
buscar libros y productos relacionados

El esquí no profesional

La técnica de esquí alpino es considerada por muchos profanos excesivamente complicada por extremandamente técnica. Sin embargo, esquiar implica un estilo personal, más allá de la técnica básica. Pero hay otro esquí más allá del de la alta competición. Lo cierto es que éste deporte, antes exclusivo, se va volviendo un deporte popular y con ella, muchas personas que desean aprender a esquiar tan solo como pasatiempo. El esquiador recreativo necesita acceder a la técnica de una manera más simple y rapida. Los modernos equipos de esquí facilitan el aprendizaje y la posibilidad de disfrutar rápidamente de este deporte. A este tipo de esquiadores está orientada gran parte de las escuelas de esquí que pueden encontrarse en los centros de deportes invernales, que aspiran, indirectamente a atraer a los turistas despertando el interés de los novatos por este deporte.

Esquiando por primera vez

Colocarse los esquíes por primera vez implica una sensación extraña. La botas son incómodas, y las fijaciones nos parecen complejas. Movilizarnos con las tablas parece una tarea imposible: los esquíes se cruzan o se deslizan, sentimos que podemos perder rápidamente el equilibrio o el control. Es recomendable recurrir siempre a un instructor que nos ayudará a dar nuestros primeros pasos.

¿Qué debemos tener en cuenta al colocarnos los esquíes por primera vez?

1.Elegir una zona de pendiente escasa o nula

2.Asegurarnos de que la fijaciones estén abiertas

3.Cerrar bien las botas

4.Liberar las botas y las fijaciones de nieve acumulada

Al colocarnos los esquíes, conviene comenzar por la tabla que está situada más abajo en relación a la pendiente. Debe introducirse la punta de la bota y luego, presionar con el talón. Para el segundo esquí, los bastones nos ayudarán a no perder el equilibrio.

Los bastones

Los bastones son indispensables para esquiadores de alto nivel técnico. Y para el principiante, son, sin duda un medio que contribuye a lograr el equilibrio. Sin embargo, puede suceder que un apoyo excesivo en los bastones, lleve al esquiador novato a distraerse de una realidad: el desplazamiento se controla principalmente con los pies. Y en función de esta idea, algunos instructores hacen que los novatos experimenten la sensación de desplazarse sin utilizar bastones. De hecho, algunas escuelas infantiles de esquí, enseñan a los niños a dar sus primeros pasos en en el deporte sin bastones.

La posición del cuerpo: algunos ejercicios de adaptación

Adaptarse al esquí supone una familiarización con las sensaciones del desplazamiento sobre la nieve, para lo cual, es esencial conocer la posición más adecuada del cuerpo y como nuestros movimientos influirán sobre el deslizamiento.

La posición del cuerpo sobre los esquíes, debe ser lo más relajada posible. He aquí algunas recomendaciones:

1.Colocar los pies medianamente separados intentando distribuir equilibradamente el peso corporal.

2.Flexionar levemente tobillos y rodillas, de manera tal que la pierna descanse sobre la parte anterior (lengüeta) de la bota.

3.Relajar brazos y cabeza

4.Orientar el peso del cuerpo suavemente hacia adelante.

Desde esta posición conviene familiarizarse con la sensación del esquí. Inclinando el cuerpo, modificando levemente la distribución del peso, podrá notarse como esto afecta en el movimiento de las tablas. Si el peso recae en la parte anterior del pie, el esquí se controlará, si nos inclinamos hacia los talones, perderemos el equilibrio con mayor facilidad.

Otro ejercicio interesante es inclinar los pies apoyando las tablas sobre sus cantos. Esto permitirá más adelante frenar los esquíes en contra de la pendiente. También es importante lograr el equilibrio sobre uno solo de los esquíes, levantando uno y otro alternadamente.

Enlaces

Simuladores de esquí alpino para el aprendizaje (Buenos Aires)